Acerca de la pasta. Los orígenes

marzo 27th, 2017 Publicado por Historia, Tradición Italiana 4 comentarios en “Acerca de la pasta. Los orígenes”
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Si hay algo que une Italia y los italianos, ese algo es la pasta. Esta afirmación es tan obvia como verdadera. Es igualmente cierto que el alimento símbolo de Italia refleja al mismo tiempo las divisiones y diversidades del país. El universo de formatos, estilos de preparación, elaboración y secado, solo son algunas de las diferencias más evidentes que separan las distintas regiones de Italia a la hora de cocinar y comer pasta.

Uno de los lugares comunes culinarios más difundidos en Italia es que la pasta procede originariamente de China y que la trajo Marco Polo a finales del siglo XIII. Este cuento, por muy exótico y alentador que nos resulte, con toda probabilidad es falso. Al margen de las perplejidades de algunos historiadores que ponen en duda incluso que Marco Polo estuviera en China, seguramente parece curioso que en sus crónicas no hable de los tallarines (por otro lado tampoco nombra la Gran Muralla). De todas maneras hay pruebas suficientes para establecer que la pasta en Italia ya existía mucho antes de que el veneciano escribiera sus famosas notas del Lejano Oriente.

Las primeras huellas contrastadas del consumo de pasta en Italia remontan a mediados del siglo XII en la Sicilia dominada por los árabes (enlace en italiano). De la pluma del geógrafo Al Idrisi sabemos que en el pueblo de Trabía, cerca de Palermo, se producía gran cantidad de Itryya para ser exportada en todo el Mediterráneo. Un ejemplo de actividad protoindustrial basada en un producto difundido en el mundo árabe y muy preciado por la posibilidad de ser conservado durante mucho tiempo. Los spaghetti, así es como llamaríamos hoy la Itryya, eran elaborados con trigo duro, cereal desconocido por los chinos. El término trie persiste en muchos pueblos del sur de Italia para referirse a unos formatos de pasta artesanal cortada en tiras.

 

Imagen de Tacuinum Sanitatis Biblioteca Casanatensis, Roma, Siglo XIV

En la Edad Media (enlace en inglés) el consumo de pasta se difundió entre las clases adineradas de los distintos reinos en los que estaba dividida la bota. Podríamos hasta decir que la pasta fue un factor de unificación nacional mucho antes de alcanzar la unidad política. Sin embargo nos sorprendería (y hasta escandalizaría) saber que los tiempos de cocción aconsejados eran de una hora para los tallarines y de dos horas para los macarrones. Tampoco nos resultaría fácil aceptar que la pasta se solía cocinar en caldo, leche o leche de almendra, para luego aliñarla con queso, azúcar y especias.

Hasta aquí esta primera parte de mi historia mínima de la pasta. Mucho recorrido le falta a la pasta de sus variantes medievales hasta llegar a lo que conocemos hoy en día. Lo veremos en la próxima entrada del blog…

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Etiquetas: , ,

4 comentarios en “Acerca de la pasta. Los orígenes”

dealterneconikerne dice:

Qué interesante! Deseando leer la siguiente entrada!

L'Alto Forno dice:

Me alegro de que te haya gustado. Ya no queda nada para la segunda parte, tan solo unos días… 🙂

[…] la primera parte de esta sintética historia de la pasta en Italia hemos analizado brevemente las primeras […]

[…] la primera parte de esta sintética historia de la pasta en Italia hemos analizado brevemente las primeras manifestaciones del consumo de pasta en la […]

Deja tu comentario

Tu email no será publicado.Este campo es obligatorio

<small>You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes:<br> <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

@laltoforno en Instagram
Something is wrong.
Instagram token error.
Cargar más